1. Conócelos todos

El primer paso hacia la toma de una decisión está en conocer tus opciones. Cuando de instrumentos se trata, existe una gran diversidad. Hay instrumentos de cuerdas, de aliento, de percusión… y cada una de estas familias tiene, a su vez, una diversidad que hace que, justamente, la música sea tan rica y variada. Dentro de los instrumentos más comunes en estas familias, se encuentra la guitarra, en todas sus formas (acústica, electroacústica, de cuerdas de nylon, de cuerdas de acero, eléctrica, entre otras), el bajo, el contrabajo, el cello, la viola, el violín, la flauta transversa, el oboe, el corno francés, la tuba, la trompeta, los saxofones, el piano, la batería, las congas, bongos, cajón, timbales, entre muchos otros. Lo primero que puedes hacer si no sabes hacia qué instrumento inclinarte, es estudiarlos. Puedes encontrar muchos libros, documentales e información en internet que te ayuden a conocer el origen y funcionamiento de los diversos instrumentos musicales que existen y esto puede ser un muy buen punto de partida para tomar una decisión.

 

2. Ve a conciertos

Otro consejo que te podemos dar es: asiste a todos los conciertos que puedas, de todos los géneros musicales que puedas y que te gusten; y, cuando vayas, fíjate cuál o cuáles son los instrumentos que más llaman tu atención. Por lo general, el instrumento o el instrumentista que más observas durante un concierto, es porque te sientes mucho más atraído hacia ese instrumento. Esto también puede despertar en ti una idea de cuál instrumento podría ser una buena elección para estudiar.

 

3. Conócete

El instrumento que elegimos, también tiene mucho que ver con nuestra personalidad. Por lo general, las personas que eligen tocar la batería o un instrumento de percusión, son personas muy enérgicas, extrovertidas, les gustan mucho las actividades físicas y, por lo mismo, descargan su energía en este instrumento que tiene una gran dinámica y requiere de mucha coordinación. Por otro lado, los que eligen el bajo, por ejemplo, son personas un tanto más reservadas, intelectuales, les gusta mantener un bajo perfil, pero, al mismo tiempo, sentirse importantes y como parte fundamental de un ensamble o grupo musical. Los vocalistas, son personas con liderazgo, a las que les gusta estar al frente, estar en contacto con personas y siempre tienen algo qué decir. Así, cada uno de los instrumentos y sus respectivas familias tiene una personalidad. Analiza tu personalidad y la personalidad de varios músicos que te gusten o admires y esto puede también darte una pauta para elegir, de acuerdo a tu personalidad, el instrumento que mejor se adecúa a ti.

 

4. Habla con todos los músicos que puedas

Por último, te recomendamos que hables con todos los músicos que puedas sobre su experiencia con su instrumento. No hay nada mejor que conocer la historia de otros músicos y saber qué fue lo que los motivó a estudiar y tocar el instrumento con el que se desenvuelven musicalmente. Esto también puede inspirarte y ayudarte a tomar una decisión. Con el tiempo, igual te darás cuenta de que, en la mayoría de los casos, las personas no tocan solamente un instrumento. A veces tocan dos, tres, o muchos más. Pero todos tienen un instrumento principal. Haz caso a tu instinto y no te preocupes si, de pronto, eliges un instrumento y, a la mitad del camino, te das cuenta de que realmente no era lo que esperabas. Eso sí… deberás tener mucha paciencia; porque, elijas el que elijas, así sea grande, pequeño, tenga muchas partes o sea de una sola pieza, el estudiarlo y dominarlo implicará muchas, muchas horas de práctica.

 

Contacta amb nosaltres per a més informació i inscripcions